06 octubre 2013

MOOC's, mi primera experiencia

Esta semana he finalizado mi primer MOOC. Para el que no lo sepa, MOOC es el acrónimo inglés de Massive Online Open Courses. ¿Y qué es eso? Básicamente una nueva manera de enseñar y aprender en la que, a través de una plataforma diseñada a tal efecto y con una simple conexión a internet estudiantes de todo el mundo pueden acceder a cursos que ofrecen diferentes universidades a lo largo y ancho del planeta.

¿Qué son los MOOC? Modelo de negocio innovador y retos

Los MOOC se organizan, en general, en base a vídeos explicativos de los distintos temas, foros en los que se discute y profundiza sobre la materia con los aportes de los estudiantes y profesores y se realizan diferentes ejercicios y exámenes para verificar el aprendizaje. Según el caso, la intensidad de los ejercicios, debates y exámenes o pruebas es muy variable, pero en cualquier caso queda en la mano de cada uno el sacarle el máximo provecho a la experiencia.

Los MOOC suponen un gran salto en el mundo de la educación. Ésta se deslocaliza de manera extrema y se abre de un modo inimaginable. Aunque en España de un modo similar lleva muchos años funcionando la educación a distancia a través de la UNED, los MOOC suben un cualitativamente un peldaño: curso abiertos y gratuitos. Al menos así lo son hasta el momento.


La gran pregunta que me hacía es que hay realmente entorno a los MOOC es si se trata de un negocio o de una iniciativa altruista. Es sin duda alguna una apuesta revolucionaria e innovadora que ha sido posible gracias a la tecnología (nube, software, internet). 


Desde un comienzo los MOOC nacieron como una forma para globalizar la enseñanza y aprendizaje de una manera abierta y gratuita. Al menos esa era mi visión como potencial usuario. No obstante, es evidente que hay costes a cubrir para poder dar este servicio. Desde la creación de la propia plataforma, a su mantenimiento, el propio coste de la generación de contenido, etc. Claro está, que salvo que detrás de los MOOC y de cada una de las plataformas hoy existentes (Coursera, Udacity, edX, etc) exista un potente pulmón financiero, serán difícilmente sostenibles.


De hecho, aunque en un principio, no existía más que el servicio gratuito de cursos, las universidad y las plataformas han comenzado a experimentar con un modelo de negocio bien conocido y familiar: un modelo freemium. Un modelo en el que de manera gratuita para el usuario se ofrecen una serie de servicios pero cuando éste quiere servicios especiales, se carga una tarifa. Por ejemplo, cabe la posibilidad de hacerse con un certificado expedido por la universidad que puede ser verificado electrónicamente en el que se reconoce al alumno el aprovechamiento del curso. También están probando con la oferta de servicios de complementarios como material extra de pago. Y por supuesto, mediante la venta de libros relacionados con los cursos que se recomiendan como libros de referencia, de libre adquisición por supuesto, pero que también supone una fuente de ingresos. Todas ellas maneras de monetizar su actividad, de organizar un modelo de negocio duradero.


Más allá de la fuente de ingresos directa, los MOOC's permiten a las universidades que ofertan sus cursos darse a conocer. Muchas de ellas son sobradamente conocidas, otras no tanto, pero para todas es una plataforma de visibilidad y una herramienta de marketing.


Decía antes que están experimentando porque del éxito de cada servicio premium dependerá que sean aceptados por los usuarios. Además, no solo han de encontrar el servicio premium más interesante para ellos sino fijar un precio o tarifa suficiente para que la suma de todos haga sostenible a los MOOC y que a la vez no disuada al usuario de su adquisición. Les tocará jugar a encontrar el equilibrio entre precio y valor. Será su gran reto hacer rentable el modelo sin por ello perder la calidad y el acceso universal a los cursos. Sin estos requisitos, desde mi punto de vista, los MOOC perderán su propósito. 


No me cabe la menor duda de que los MOOC son una revolución en la forma de enseñar y aprender porque:

1. Han socializado a nivel global la educación. Los cursos son realizados por personas de todos los lugares del mundo y con recursos en muchos casos limitados, algo inimaginable de otra manera.
2. Permiten conectar a estudiantes de muy diferentes culturas.
3. Permiten acceder al conocimiento procedente de las más reconocidas universidades del mundo, que de otra manera sería imposible para muchos de nosotros.
4.  Ofrece una amplia variedad de temáticas accesibles desde cualquier lugar del mundo.

Mi experiencia


Cómo os decía, esta semana finalicé mi primer MOOC: "New Models Business in Society". Lo realicé a través de Coursera y lo impartió el Profesor R. Edward Freeman de la Darden School of Business de la Universidad de Virginia. La duración del curso fue de cinco semanas y se organizó a través de vídeos, foros y test de evaluación.


El curso tenía como objetivo reflexionar sobre la manera en la que tradicionalmente se enfocan los negocios, creo en parte superada, en la que se acepta como base que la prioridad es el beneficio, que solo importan los accionistas y que el ser humano es egoísta, tramposo y competitivo. 


El curso desgrana, aborda y desmantela las mentiras implícitas en estas afirmaciones mediante la reflexión y debate, para plantear un nuevo marco más respetuoso para los modelos de negocio emergentes:

1. Los negocios son básicamente propósito, no solamente dinero y beneficios económicos.
2. Todo negocio ha de crear valor para accionistas y otros stakeholders.
3. El capitalismo funciona debido a nuestra complejidad, mediante incentivos y valores.
4. La gente es mayoritariamente honesta y ese comportamiento debe esperarse.
5. Los negocios son un elemento absolutamente necesario dentro del capitalismo  como forma de cooperación y creación de valor.
Con estos principios en mente, se trataron temas como la filantropía, la responsabilidad social corporativa, la incorporación del medio ambiente a los negocios, la sostenibilidad y la manera de crear valor para los diferentes stakeholders.

Entre los puntos que más me llamaron la atención fue la idea de que no es la mejor solución buscar el equilibrio para satisfacer las necesidades de los stakeholders, sino que lo que hay que buscar son posiciones para generar valor para todos ellos, soluciones de "ganar-ganar" para todos de manera que se satisfagan simultáneamente los intereses de todas las partes y ello sin renunciar a la retribución de los accionistas.


Un curso muy interesante con un marcado carácter reflexivo, menos práctico de lo esperado, pero francamente revelador.


Me sorprendió la cantidad de nacionalidades presentes. Compañeros en los cinco continentes, gran cantidad de ellos de países emergentes (India y Brasil), compañeros de diferentes países de África, pocos de China y por supuesto, un importante número de estadounidenses y europeos.


¿Todo ha sido positivo? Casi todo. Ha sido fascinante leer como las culturas impregnan toda la percepción y determinan muchas maneras de pensar y ver la realidad. Al menos así lo veo yo (también afectada mi visión del sesgo, claro está). Mientras europeos y estadounidenses parecíamos estar más centrados en ayudar mediante los negocios a las personas, los compañeros y compañeros de India o Brasil, por ejemplo, se enfocaban en la idea de crear negocios para ayudar. He percibido, una sutil diferencia entre su intención de emprender frente a una mayor pasividad por nuestra parte. Y por supuesto, las preocupaciones a nivel de prioridades entre los diferentes países. Realmente, fascinante, de verdad.


No obstante, el seguimiento de los foros me ha parecido imposible. En el curso estábamos enrolados alrededor de 150 personas. Os podéis imaginar la cantidad de comentarios e interactuaciones que pueden generar 200 personas escribiendo en los foros de manera asíncrona y durante 24 horas al día debido a las diferencias horaria. Más de 2.500 comentarios en esas cinco semanas. A mí personalmente, me resultó imposible poderlos leer todos con un mínimo detalle. A menudo, se cruzaban conversaciones, por lo que no siempre resultaba sencillo seguir el hilo del debate. Un punto clave a mejorar tanto por los organizadores como por los alumnos que creo también hemos tenido gran parte de culpa (¿falta de costumbre?).


En definitiva, una experiencia muy recomendable que, para dar ejemplo, repetiré en breve. 


Y tú, ¿has vivido la experiencia? Compártela con los amigos :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario. No existe moderación alguna, por lo que todo comentario será un regalo. No obstante, si el contenido del mismo resulta ofensivo o carece de vinculación con las entradas, me reservo el derecho de eliminarlo.