08 enero 2013

¿Pensando en hacer un MBA?

Hace poco más de un año que acabé el Executive MBA en el que embarqué. Y debe ser por lo que desde entonces muchos amigos y conocidos me preguntan sobre la experiencia. En las próximas líneas, trataré de recoger lo que aparece en todas mis conversaciones sobre el tema. No son ni mucho menos recomendaciones ni consejos. Es únicamente aquello que para mi es fundamental tener en cuenta.

De manera abrumadora, la mayor parte de las conversaciones que tengo a este respecto empiezan con la misma pregunta: ¿merece la pena? La respuesta es difícil y no exenta de matices. Como buen gallego, la respuesta es, sin duda alguna, depende. ¿De qué? Básicamente de lo que uno busque con el MBA.

OBJETIVO CLARO Y HONESTO
Lo primero que uno debe plantearse son los objetivos principales que quieres lograr haciendo un MBA. A modo de ejemplo:

1. Aprender
2. Vivir una experiencia
3. Acelerar tu carrera profesional
4. Ocupar tu tiempo
5. Conseguir un título
6. Ganar más dinero
7. Buscar contactos
8. 
...

Como ves, muy variados. Cada uno sabrá cuales son los suyos, eso es trabajo personal, pero es fundamental saberlos y ser honestos con uno mismo. Ordénalos y céntrate en los tres más relevantes para ti.

Del listado anterior, pocos objetivos se van a lograr por el mero hecho de embarcarte en un MBA. Es más, muchos son alcanzables por otras vías. Diría que ninguno de los citados es merecedor por él mismo y de manera individual de nuestro tiempo y dinero (algo muy importante, no lo neguemos). Y digo esto, porque hacer un MBA por sí mismo no garantiza nada y porque alguno de los objetivos, sencillamente, me parecen absurdos (aunque son ejemplos reales). Si más de uno de tus objetivos está entre los 4, 5, 6 y 7 o se parece yo me lo pensaría dos veces.

En este punto que nadie se sienta defraudado. Al igual que una carrera universitaria no garantiza el trabajo ni el dinero la felicidad, el MBA no va a ser la llave de todo.


COMPAÑEROS DE VIAJE

En este punto, no me referiré a los que serán las caras más comunes durante vuestro MBA, a vuestros compañeros de andanzas. Me refiero a las personas que comparten vuestra vida, ya sean amigos, familia o pareja.

Los amigos acabarán hartos de vuestro MBA, la familia de vuestros horarios y la pareja, en el peor de los casos de vosotros.

He exagerado un poco, cierto. Pero no tanto.

Cada vez que me preguntan por la experiencia del MBA, siempre sin excepción pregunto si quien está con uno comparte la idea y está al tanto de lo que eso implicaría. En mi caso fue un MBA en formato de clases los viernes y sábados, que se suman a tu trabajo habitual. Para el resto de la semana, unas 20 horas adicionales en el mejor de los casos, si quería aprovechar razonablemente la inversión. Echad las cuentas. Para el que hace el MBA es un sacrificio, pero para las personas de tu alrededor también. Y quizá mayor, porque tú, vosotros, nosotros sacamos un beneficio muy directo.

Los amigos aunque se harten, tienen algo que los hace resistentes a tus negativas a quedar, somnolencia y monotema. Se conforman con verte de vez en cuando. Son así.

La familia, ay, la familia. Padres y madres...a todos les vas a robar tiempo. Para ellos eres importante, mucho más que tu MBA. Pero te entenderán o harán que te entienden. Los niños, ni idea, no lo he vivido. Me consta que los que tenían hij@s, hacían equilibrios y malabares para disfrutar de ellos.

Y las parejas... Nunca y digo nunca si te importa de verdad tu pareja la dejes a un lado en todo el proceso. Conversaciones a pecho descubierto y sin tapujos. La realidad cruda, ni siquiera al punto. La decisión es tuya, por supuesto, pero sin el apoyo de tu pareja, y hablo apoyo casi incondicional, el MBA se puede complicar. Se requiere de comprensión mutua. Es una prueba bestial para las parejas. Uno cosa es decir que se apoya a la pareja y otra es verse después en la vorágine. Se requeriría de un título de "postgrado consorte" para todas aquellas parejas de los graduados, porque sencillamente tienen un mérito excepcional.



INFORMACIÓN DE PRIMERA MANO

Cuando hace dos años y pico me planteé hacer un MBA, me resultó muy útil ponerme en contacto con personas cercanas que habían pasado por una escuela de negocios. Sin duda hazlo. Es la mejor manera de ver como cada uno habla de su experiencia, que por otro lado es única. Y si puedes, contacta con personas que hayan hecho sus MBAs en escuelas diferentes e incluso en formatos diversos. La información que obtendrás será valiosísima. Pero no olvides nunca, que será siempre la visión muy personal de cada uno de ellos (nosotros). Porque lo cierto es que aunque, encontrarás muchos puntos en común, cada persona habrá tenido unas circunstancias muy particulares. Tenlo en cuenta.

Al tiempo, busca información de las diferentes opciones que hay, tanto en formatos como en escuelas.

Según la experiencia que tengas y tus circunstancias particulares podrás encajar mejor en unos formatos que en otros (full-time, part-time, executive semanal, quincenal, on-line, mixto, internacional, etc y los nuevos que puedan haber surgido). También hay oferta de MBA de distintas duraciones. Esta información está disponible y al alcance de todos a través de internet en páginas especializadas (Club MBA, MBA Spain, Todo MBA, etc) o en las propias páginas de las escuelas de negocios. Es mucha y muy abundante, y vuelve loco al más cuerdo.

En este punto vuelvo a los objetivos que te mueven a hacer un MBA. Aunque una cuestión complicada en que no voy a entrar, lo que es cierto, a la vista de lo que he vivido en el último año, es que para aplicar a puestos en multinacionales y grandes corporaciones, los MBAs en las escuelas más reputadas (al menos en lo que yo conozco) se cotizan y son un filtro.

Nos guste o no, en este momento encontraremos más de una oferta en la que se requiere un postgrado en "prestigiosa escuela de negocios". ¿Y cuáles son estas? Pues aunque no me gustan mucho los ránkings, las que está posicionadas, diría en los primeros 5 puestos a nivel nacional, 25 a nivel mundial en la mayor parte de los listados que puedes encontrar fácilmente en la red: Financial Times, CNN Expansión, The Economist, Forbes, etc.

En cualquier caso, esto es como todo, siempre una marca más potente vende mejor que otra. No sé si serán mejores o peores unas escuelas que otras (yo solo he pasado por una escuela de negocios) pero sin duda, de cara al mercado laboral, hay diferencias.

Si os sirve de algo, para mi hubo cuatro aspectos fundamentales a la hora de decidirme (por este orden):

1. Duración
2. Precio
3. Cuadro docente
4. Bolsa de empleo

Los dos primeros son hechos y por tanto muy objetivos. Además, permiten hacer una criba bastante importante y agrupar. Los dos segundos, no tanto. Evidentemente, que en una escuela de negocios dé clases un primera espada, puede dar una idea del nivel del profesorado, pero no siempre ese profesor es asignado a tu clase. La gestión de la bolsa de empleo es difícil de conocer de antemano. Casi todas las escuelas tienen bolsa de empleo, la diferencia está en como la gestionan...y eso es más complicado de saber desde fuera.

Aprovecha los eventos que organicen las escuelas que tengas en el punto de mira. Yo este paso lo dejé únicamente cuando tenía dos más o menos claras. Será un tiempo muy bien dedicado que te permitirá conocer algo más de cada una. Eso que llaman cultura y que tan difícil es de explicar. Cada escuela tiene la suya y a cada uno le va mejor una que otra. Y tampoco te olvides que esos eventos tienen como objetivo captar alumnos, así que de las miserias, que en todos lados hay, no se hablará. Pero siempre te darán información muy interesante.

Como os podéis imaginar puede llegar a ser un proceso largo (mención independiente requieren los procesos de selección), así que empezad con antelación. Yo empecé cuatro meses antes del inicio del curso.

Y ENTONCES...

Entonces, yo hice el MBA porque quería aprender y dar un giro a mi carrera. No tenía, en su momento otros objetivos.

Tras analizar la oferta de escuelas, los ránkings, hablar con varios amigos, asistir a algunos eventos presenciales y on-line, me decidí por la IE Business School, con un Executive MBA semanal presencial.

Como os adelanté, a mi, sí me valió la pena. Fue un año muy duro en el que compatibilizar trabajo, pareja, amigos, familia y MBA fue una locura... pero un magnífico y divertido año.

Os preguntaréis, ¿conseguiste los objetivos? Aprender desde luego. Tanto a nivel conocimiento como a nivel personal. Dar el giro a la carrera...no se hace de la noche a la mañana, pero estoy en el camino.

Pero sin duda, lo mejor fue lo inesperado. La visión que conseguí de la empresa y del mundo, el trabajo en equipo, la gestión del tiempo, las personas que conocí y los amigos que me llevé, descubrir la importancia de la diversidad...¡toda una experiencia absolutamente recomendable!

2 comentarios:

  1. Yo lo he vivido en primera persona y tras la crisis la verdad es que veo las cosas un poco diferente. Creo que hay muchos MBA y que probablemente sea difícil retornar la inversión. Quizás también que hacerlo en un sitio pequeño y poco conocido no sirve para mucho porque a los headhunters ni les interesa.
    En cualquier caso, te dejo una serie de posts en los que reflexiono sobre mi experiencia personal sobre el dilema de hacer o no hacer un MBA
    http://almarbros.com/?s=%C2%BFHacer+o+no+hacer+un+MBA%3F

    ResponderEliminar
  2. Hola Almar BROS:

    Interesante tu método de valoración, muy ingenieril, casi me atrevo a decir, demasiado :)

    Desde luego que la crisis cambia la percepción, pero no nos debe equivocar. Desde mi punto de vista, la decisión de hacer un MBA no debe valorarse fundamentalmente en términos de retorno económico, y mucho menos a corto plazo. Y por supuesto, tampoco pensando en los HH.

    Un MBA aporta formación, genera intereses nuevos y te permite conocer personas en muchos casos con grandes afinidades a las propias. Y tampoco es necesario hacerlo en una escuela top donde te costará un dinero importante. Creo que depende de factores como el objetivo que busques realmente y por supuesto, la capacidad financiera de cada uno.

    Gracias por tu comentario.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario. No existe moderación alguna, por lo que todo comentario será un regalo. No obstante, si el contenido del mismo resulta ofensivo o carece de vinculación con las entradas, me reservo el derecho de eliminarlo.